Soy un Paciente

Indolora

✓ Ideal para aquellas personas con miedo o ansiedad ante el dentista.

✓ Basado en el método de Sedación Consciente.

✓ Sentirá que su tratamiento ha pasado en sólo 5 minutos.

✓ En su clínica INDOLORA el dentista nunca volverá a ser igual.

Sabemos que hay muchas personas como usted que retrasaban su tratamiento dental antes de conocer la Sedación.     ¡TENEMOS LA SOLUCIÓN!

Sedación en el dentista

La sedación consciente intravenosa es una técnica anestésica que complementa la anestesia local del dentista, proporcionándole una sensación de relajación muy agradable, con un estado similar al sueño, eliminando la ansiedad y olvidando al finalizar la mayoría del tiempo transcurrido.

¿A Quién va dirigido?

Se beneficia de sedación consciente intravenosa cualquier persona con ansiedad, miedo o fobia al dentista. Igualmente resulta muy útil en aquellos procesos avanzados que requieren colaboración del paciente durante mucho tiempo.

¿Quién administra la sedación?

INDOLORA somos Médicos Especialistas en Anestesiología y Reanimación con amplia experiencia en sedación consciente intravenosa, trabajando en grandes hospitales de Madrid. Ofrecemos un servicio integral de sedación en Clínicas Dentales.

¿Cómo se hace?

Una vez solicite nuestros servicios se le realizará un cuestionario previo de salud que será evaluado con un médico anestesiólogo. En este estudio se consideran la medicación habitual que usted toma y sus informes médicos previos. Una vez estudiado, se le informa del proceso y usted nos dará su consentimiento firmado para la sedación. Deberá estar en ayunas desde 6 horas antes del procedimiento.

Durante todo el proceso, usted se encontrará monitorizado y vigilado. Se le canalizará una vena en el dorso de la mano por la que se administrará la medicación necesaria para conseguir el efecto de relajación necesaria. El odontólogo le administrará igualmente anestesia local en la zona a intervenir. Se aplicará oxígeno en caso necesario. Así mismo existe la posibilidad de administrar tratamiento médico antibiótico, analgésico y antiinflamatorio intravenoso de gran efectividad.

Una vez finalizado el procedimiento, permanecerá en la clínica hasta su completa recuperación y después se irá a su domicilio acompañado. Se le darán unas pautas de analgesia e instrucciones posteriores.

No tenga duda

La sedación se ha convertido en una técnica eficaz y segura para olvidar el miedo, la ansiedad y el dolor producido por algunas técnicas odontológicas. Hace años sólo se realizaba en casos seleccionados, pero su uso actual generalizado en pruebas diagnósticas endoscópicas lo hace muy seguro si lo realiza un anestesiólogo cualificado con los medios adecuados.

Los procedimientos odontológicos avanzados, se pueden realizar de una forma más cómoda y en menos sesiones mediante la administración de sedación. Además cuenta con la vigilancia médica monitorizada durante todo el procedimiento.

Trabajamos cumpliendo los estándares máximos de seguridad de vigilancia monitorizada y reanimación exigidos por las Autoridades Sanitarias, Colegio de Odontólogos y por la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación.

MEDICOS ESPECIALISTAS EN ANESTESIOLOGÍA Y REANIMACIÓN

¿Tiene dudas?

Soy un pacienteSoy una clínica


¿Cómo nos conoció?
RadioRevistaCursos/congresos
Por otra personaBuscando por internet
FlyersOtro


Al enviar acepto estas condiciones legales

Nuestros Pacientes

  • Como muchas personas de ni generación, el miedo a los dentistas viene dado por una pésima experiencia en la niñez… Mi dentista me habló de un procedimiento con sedación: gracias a este procedimiento voy perdiendo el “pánico” y ya no es un suplicio. Me han sedado dos veces para colocar implantes y lo recomiendo sin dudas.

    Alfonso
  • Mi experiencia fue muy agradable se lo recomiendo a todas las personas que tenga que hacer lo mismo que yo me hice. Yo soy una persona muy nerviosa y como todo el mundo miedo al dolor. Con esta técnica de sedación no me entere de nada y no sentí ningún dolor en toda la intervención quirúrgica. Se lo recomiendo a todo el mundo.

    Manuel
  • Aunque me costó decidirme por el incremento económico que suponía tengo que decir que mereció la pena sin ninguna duda. Es una intervención en la que se tarda bastantes horas, lo que conlleva: cansancio de mandíbula, notar olores, sabores, dolor… Y la verdad es que no estaba mucho por la labor.
    Fue estupendo. Me durmieron y cuando me desperté habían terminado de implantarlos. Sin sentir dolor ni nada de nada. Además aprovechando la vía, el anestesista introdujo medicamentos para que no tuviera dolores las siguientes horas. Aconsejo sin ninguna duda la sedación.

    Paloma
  • No pude “vivir la experiencia” porque estuve dormida y no oí ni sentí nada durante las horas de la intervención. La experiencia ha sido muy positiva, pues “me perdoné” los ruidos, las manipulaciones, el cambio de instrumental…

    Olga
  • Me lo propuso mi dentista y estuve de acuerdo. Se hizo un preoperatorio sencillo y en el momento de la intervención me hicieron la sedación. No noté ningún dolor y después no tuve ningún problema al despertarme ni ese día ni en los siguientes.

    Carmen
  • No tengo más que palabras de agradecimiento por el trato y sobre todo por evitar el tener que enfrentarme a un suplicio dental. Para mí ha sido un punto de inflexión en el tratamiento y cuidado de mi boca el poder contar con su ayuda y su técnica de sedación. Fueron casi 4 horas, pero que a mí me parecieron 5 minutos.

    Manuel
  • Ante una extracción total superior y parcial inferior con la colocación en ese momento de los implantes, la sedación era la mejor opción ya que si no lo hacía así, no estaba decidida a iniciar un tratamiento tan complejo. Lo mejor fue no tener que pasar dolor físico ni mental y que al despertar todo había acabado. Me quedé gratamente sorprendida. Yo recomiendo este proceso, ya que supone salvar un gran escollo ante un tratamiento odontológico que siempre produce miedo, ansiedad y dolor. Mi experiencia fue estupenda.

    Inés
  • Soy una persona muy nerviosa y con pánico de ir a la consulta… La experiencia fue fantástica, la operación de implantes duró cuatro horas y yo creía que solo había pasado una… Estuve consciente, oía lo que se decía pero tan relajada y tranquila que, incluso, me llegué a dormir. El anestesista que me puso la sedación estuvo acompañándome todo el rato, lo que me tranquilizaba. Realmente una gran opción y una pena que no la pueda poner en práctica para todas las cosas que me dan miedo en esta vida, como, sin ir más lejos montar en avión…

    Mercedes